Madre y Señora

¡Madre y Señora!…
En la oración te pedí
ver tu rostro y tu belleza
Madre certe y princesa!…
extasiada yo te ví!…

Mis ojos te contemplaron
envuelta en diáfana luz
ningún astro da, esa luz,
ni las ciencias la inventaron

Gracias, Madre!… No merezco
gracia y luz tan singular…!
mi tiempo todo te ofrezco…
ayúdame a realizar
lo que Dios quiere de mí,
soy pecador, delinquí,
ayúdame a reparar…

Soy anciana, ya lo ves,
pero tengo voluntad
sincera, fuerte y capaz,
para poder derribar,
si tu ayuda no me falta,
al infame capataz
que se cuela en tu era
restando fertilidad
Hna. Tarsicio hpm. 1988

 
 

Manuscrito Original

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies